"Siento que Dios me llama para hacer el bien en la tierra"

P. Usera

Casa Fundacional-Toro
Lugares Userianos

Percibe como una urgencia social prioritaria la atención al niño, educándolo, desarrollando todas sus capacidades, protegiéndolo como ser débil e indefenso contra los malos tratos y arbitrariedades de los adultos, asistiéndole en sus necesidades básicas y formándole para que llegue a ser constructor de una sociedad más humana.

En la sociedad antillana abundaban los niños necesitados y escaseaban los medios para atenderlos. Usera no podía quedar indiferente ante el abandono y los malos tratos a que eran sometidos los niños, la explotación y la corrupción moral de los que viven por las calles. Para prevenir estos peligros y conseguir que, en lugar de llegar a ser delincuentes, los niños se eduquen para ser ciudadanos dignos y útiles, funda varias instituciones: La Casa de Caridad y Oficios de San Ildefonso, la Congregación de Hermanas del Amor de Dios y la Sociedad Protectora de los Niños de la Isla de Cuba.

Casa de Caridad y oficios de San Ildefonso:- En su acción apostólica, recorrió los campos de Puerto Rico y los barrios de la capital. Conoció la realidad del pueblo antillano y quedó impresionado, como él mismo afirma, por el contraste entre el grado de cultura de las clases altas o medianamente acomodadas, y la ignorancia profunda de las clases pobres, fueran blancos o de color, libres o esclavos.

Para responder a esta necesidad fundó la Casa de Caridad y Oficios de San Ildefonso. Su intención era fundar escuelas para la enseñanza de religión, leer, escribir y contar y las primeras reglas de Aritmética. Proporcionaría, además, un oficio a todos los niños pobres de ambos sexos y clases. Se daba alimento y ropa a los necesitados, para que no dejaran de frecuentar la institución quienes no tuvieran otros medios. Para llevar esta obra fundó la Junta de Damas de S. Ildefonso, integrada por señoras seglares que se comprometían a respaldarla con su aportación económica y trabajo voluntario.

Congregación de ninoshermanas del Amor de Dios.- Pronto comprendió que la misión de la Casa de Caridad y Oficios necesitaba ser llevada por personas entregadas totalmente a la misión. Como él mismo dirá: "semejante enseñanza sólo puede ser desempeñada con toda perfección por personas cuya profesión no sea otra que ejercer la caridad, enseñando a las niñas pobres". Con este fin llegó a España en el 1860.

La dificultad de encontrar las religiosas que buscaba le llevó a la idea de fundar una congregación que tuviera como fin inmediato "preparar maestras para las Antillas" y como fin específico "la enseñanza donde sea necesario".

En el 1864 funda en Toro (Zamora, España) la Congregación de Hermanas del Amor de Dios cuyo carisma consiste en "encarnar el Amor de Dios en la vida, de modo que cada hermana llegue a ser una manifestación permanente del Amor gratuito de Dios a los hombres". Se dedicará especialmente a la educación de la niñez y juventud dondequiera que se crea necesario.

Toro, Cuna de la Congregación

Toro, cuna de la Congregación y, por tanto, escenario principal de los grandes desvelos y de los más arduos trabajos de Jerónimo Usera para poner las bases de la misma. En Toro nacimos para realizar en el mundo una misión evangelizadora desde una educación integral.

Toro, además de ser la Casa fundacional, es el venerado relicario que guarda como preciosa joya los restos de este hombre que pasó por el mundo amando a todos.

Allí está, donde dio vida a la Congregación de sus amores. Allí está, para reavivar su luminosa y santa memoria en nuestra memoria. Allí está, donde impartió a las primeras hermanas sus sabias y acertadas enseñanzas en línea carismática.

Allí está silencioso, pero vivo entre nosotras y en la obra que allí sembró y a la que sigue inspirando nuevo vigor y empuje. Allí está, como imán que atrae, muelle que impulsa y luz que ilumina a las hermanas, niños, jóvenes y adultos.

Allí está, en aquel austero y pequeño cofre que con tanto amor prepararon nuestras hermanas en Cuba el año 1925; pequeño, pero que contiene un corazón, "sencillo y humilde que a negros y blancos llevó redención".

Sociedad Protectora de los niños de la isla de Cuba.- En el 1883, el P. Usera constituye la Sociedad Protectora de los niños. Esta sociedad tomaría bajo su protección a los niños desamparados, en peligro físico o moral, abandonados, recién nacidos, hijos de mujeres presas, niños enfermos, niños trabajadores, detenidos o penados, en gestación y lactantes.

La Sociedad tomaría bajo su protección a los niños hasta que estuvieran colocados en arte, oficio o profesión, y a las niñas hasta el matrimonio o que estuvieran en condiciones de atender honradamente a sus necesidades.

Fundación 1.864

Venerable Jerónimo Usera

Venerable Sor Rocío