mapapoo.Decidido a identificar su suerte con las de los africanos, se ofrece para ir a Guinea como primer misionero católico. Mientras preparaba la expedición escribió un Ensayo gramatical del idioma de la raza africana de Ñano, idioma que había aprendido con los dos africanos que le habían encargado para su evangelización y educación. A pesar de su corta estancia en Fernando Póo, de tan sólo tres meses, por la grave enfermedad que contrajo, pudo conocer la realidad de la isla y de sus gentes lo suficiente como para escribir una Memoria; abrió una pequeña escuela y compuso un vocabulario del idioma Bubi. Ya en España, mientras se recuperaba de la enfermedad, elaboró las bases para un Proyecto de Misiones españolas en las que deja plasmada su idea de la Misión como desarrollo integral de la persona en la que evangelización y promoción humana son los dos componentes indispensables.