1864                       1867                        1942

escudo64      escudo67      escudo42

        En los primeros documentos de la Congregación (año 1864), el escudo presenta forma circular. Dos ramas de palma y la expresión “Hermanas del Amor de Dios” aparecen inscritas en una circunferencia. En el centro hay una M, como referencia a la Virgen María, y, encima, el Corazón de Jesús.

            En 1867, un nuevo escudo, se encuentra por vez primera en algunos documentos. En él hay elementos nuevos que expresan más claramente el carisma de la Congregación. Aparece el lema congregacional: El amor de Dios hace sabios y santos.

            A principios de los años cuarenta, fecha en que la Congregación fue aprobada por la Santa Sede, sufre algunos cambios el escudo de los orígenes. El más significativo, la inclusión de las llamas que brotan del escudo y del Corazón de Jesús.

SIGNIFICADO DE LOS SÍMBOLOS QUE INTEGRAN EL ESCUDO ACTUAL

            El escudo de la Congregación de las Hermanas del Amor de Dios lo forman un pergamino en forma de corazón, símbolo del amor, de color azul. En el centro del pergamino va un corazón blanco, que simboliza la pureza y la sencillez que deben tener las Hermanas, a imitación de la Virgen, cuyo anagrama está en el centro, recordándonos su protección maternal.

            La leyenda del escudo quiere indicar la esperanza de que el amor de Dios vaya haciendo a las hermanas sabias, con el doble sentido de la Sabiduría, como conocimiento y experiencia de Dios y como saber humano, para que puedan ser buenas maestras. Ese mismo amor de Dios las irá haciendo santas, porque, como les decía el Padre Usera, “habéis venido, hermanas, para ser santas”. Y así, llenas del Amor de Dios, las hermanas tienen la misión de llevar la virtud y el saber a los corazones de los niños y de los jóvenes cuya educación les ha sido confiada.

            Corona el escudo el Amor de Dios, representado por las llamas del Espíritu Santo y por el corazón de Jesús con la cruz y la corona de espinas. Ese mismo amor llena el corazón de las hermanas y las apremia a realizar en el mundo la obra de Jesús que dijo: “He venido a arrojar un fuego sobre la tierra y ¡cuánto desearía que ya estuviera encendido!”.

            Entrelazadas en la parte inferior del escudo están una rama de laurel, con frutos, y una palma. La rama de laurel significa la paz y la victoria sobre el mal. Y la palma significa el martirio, la entrega total de la vida a Dios al servicio de los hermanos. El Amor de Dios lo hace posible, pues, como afirmó y lo vivió Jesús, “no hay mayor prueba de amor que dar la vida por los amigos.